§ 0

§ 1

Irving Penn

§ 0

§ 0

Dima Hohlov

§ 0

Tracey Emin

§ 0


Julie Liger

§ 0

§ 0

Reseña Los ensayos banales I y II. Cristóbal Hara (Ediciones Anómalas)

§ 0


Antes de entrar en detalle con los fotolibros que nos ofrece Ediciones Anómalas, cabe destacar la trayectoria de Cristóbal Hara. Autor de más de 12 fotolibros, ha participado en numerosas exposiciones en Ámsterdam, Chicago, Madrid y Londres. Asimismo, ha publicado en revistas como Camera, DU. Aperture y Photovision, entre otras, donde, desde hace ya numerosos años, nos ofrece un amplio abanico de posibilidades dentro de la fotografía rural y urbana. Así, Hara, quien es ya un referente en el ámbito nacional como internacional, nos desvela nuevos territorios y usos en los que la fotografía se desenvuelve por sí misma, ya sea de manera indirecta, directa y personal.


En Archipiélago, el primer libro de la serie de ensayos, encontramos toda una colección de isletas (espacios señalados en una carretera o calzada que sirven para determinar la dirección de los vehículos o como refugio para los peatones) que el fotógrafo ha recogido a lo largo de 14 años, desde 1999 hasta 2013, en la península española. En este fotolibro, o más bien primer fotoensayo -como así mismo se ha recogido-, Hara hace uso del lenguaje compositivo como un medio para mostrarnos la figuración que la arquitectura urbana nos ofrece. Así, podemos ver una serie de elementos que conforman las imágenes haciéndolas completas en sí mismas y que se valen de la naturaleza, en este caso artificial, que hemos dado a nuestras vidas y a nuestro propio entorno.


Archipiélago, de este modo, se convierte en un libro conceptual y lingüístico que nos permite ver el urbanismo y sus elementos de un modo, aunque ya visto, excepcional. Cada imagen posee cierta profundidad y firmeza, que enseña lo que nos rodea de una manera única.

En Al escondite/Hide & Seek, el segundo libro -o ensayo banal-, Hara nos muestra una visión totalmente distinta y diferente a lo que hemos podido ver en el primer ensayo. Aquí se reúnen dos etapas: en la primera, de 1969 a 1981, en blanco y negro, el artista nos muestra una visión humana y humanista del mundo que le rodea; en la segunda, de 1991 a 2013, en color, se nos muestra una visión más lejana y observadora, más distante y fría. Aun así, en la mayoría de sus fotografías, veo cierta ternura hacia la infancia, hacia su inocencia, así como también cierto interés en lo que el ser humano es en sí mismo sin entrar en detalles de puro esteticismo. Este fotolibro se convierte en un ensayo en el que el ser humano juega, en cierto modo, a esconderse, a no ser visto y cazado por la cámara; ya sea literal o no.

Los ensayos banales recogen elementos de lo humano y lo conceptual, de lo urbano y lo rural, en los que destaca por encima de todo la gran fuerza que poseen las imágenes ofrecidas y que consiguen que nos preguntemos sobre el sentido de lo que vemos y sentimos, así como por lo que nos rodea y lo que somos capaces de ofrecer o ver de dentro hacia afuera, y, también, de fuera hacia adentro. Hara es capaz de darnos una visión totalmente única de lo que es humano, de lo que es natural y de lo que es artificial.

Así, Ediciones Anómalas da en el clavo al ofrecernos estos ensayos que, pese a llamarse banales, me parecen también transcendentales, profundos, llenos de vida y mundo, pues nos invitan a plantearnos dónde y de qué manera nos ubicamos en nuestro entorno; nos preguntan sobre la realidad en la que vivimos. Como escribe Jose Luis Pardo en Sobre los espacios: pintar, escribir, pensar”: «Todo comienza cuando una esencia se inscribe, se implica, se pliega, se envuelve en una sensación, se disfraza con el velo de una imagen. Las esencias se muestran ocultándose.» Los ensayos banales son, sobre todo, eso: esencia. Pura y dura.

§ 0